Los retos ciudadanos frente al problema

Hablemos de medios de comunicación, acceso a la vivienda, transparencia, cultura, educación, salud, urbanismo, espacios públicos, medio ambiente, seguridad alimentaria…

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Lucila Funes (jueves, 26 marzo 2020 17:43)

    En situaciones de crisis como esta, bajan los niveles de acceso a la información y suban los de corrupción, ya se vio con después del Mitch. Los medios nacionales e internacionales están saturados de informaciones sobre la emergencia y no reparan en hechos que también son importantes, como el presupuesto que se ha cedido a los militares para que se movilicen, ¿de dónde proviene? ¿del tasón de seguridad? ¿a cuánto asciende? ¿qué uso se le está dando? Igualmente, el decreto para las compras directas, que no pasan por un tamiz que ayude a corroborar la calidad y la cantidad de lo que se adquiere. Nuevamente los fondos del Seguro Social han sido tomados para “construcción de hospitales”. En medio de la emergencia y antes de retirarse, el Poder Judicial mete un gol cuando anuncia que el juicio a la ex primera dama será repetido, son situaciones que rebasan a la emergencia y sobre las que no hay tiempo ni espacio para reflexionar.

  • #2

    Melina (jueves, 26 marzo 2020 19:13)

    Los retos son muchos y las perspectivas deben ser múltiples. Me interesa particularmente la reflexión desde la perspectiva del derecho a la vivienda ADECUADA. No se trata solo de atender el déficit de vivienda a partir del acceso al crédito, la inversión inmobiliaria, los bonos y la reducción de las tasas bancarias. Debemos exigir un mejor control por ejemplo de las rentas y la especulación (residencial y comercial); exigir el derecho de cada persona a un entorno saludable; exigir el derecho a recibir agua de calidad; controlar el tamaño mínimo legal de vivienda para cumplir con las necesidades básicas de aseo y área verde.
    Y por supuesto, más importante que todo esto, espero que esta crisis cale en la ciudadanía y gobiernos, que lo primero y más importante, es garantizar una vivienda para todos y que nadie tenga que volver a pasar una crisis como esta sin una casa en donde protegerse.

  • #3

    El Taller (viernes, 27 marzo 2020 18:35)

    ** Tomado del análisis realizado por el Centro de Documentación de Honduras CEDOH del 28 de marzo de 2020. El análisis completo se puede leer en su página de Facebook

    En una situación de crisis por epidemia, centralización autoritaria, ilegitimidad creciente, cuestionamientos por corrupción y narcotráfico, y dinero a disposición para gastarlo sin mayores procedimientos, la tentación por el manejo inadecuado es muy grande y las sospechas de la ciudadanía alcanzan una cuantía inimaginable. Hasta Transparencia internacional está alertando y proponiendo al respecto. Se debe responder con total transparencia a la pregunta más común de la ciudadanía: ¿en qué se está gastando el dinero? ¿en mascarillas y equipo para militares y policías, y nada o muy poco para el personal de los hospitales? ¿en bombas lacrimógenas para reprimir la insatisfacción de la población? ¿en transferencias a las fuerzas armadas como pago por salir a las calles? ¿en bolsas de alimentos para sus militantes? ¿en dinero para las iglesias por plegarse al distanciamiento social y mandar sus plegarias para “encomendarse a Dios”? ¿en compensación a empresarios por mantener los empleos, posponer los cobros y cerrar la atención física a sus clientes?
    Ante la falta de transparencia, la imaginación vuela, y ante los abusos del gobierno, la población se enardece y multiplica su rechazo al gobernante, al partido y, lo que puede ser muy peligroso, al sistema de partidos.
    Es importante conocer en dónde están y qué están haciendo para contribuir a enfrentar la crisis, los representantes de la ciudadanía que fueron electos con su voto (alcaldes, ediles, diputados); autoridades de los otros poderes del Estado (Legislativo, Judicial); y otras instituciones clave del aparato estatal (Comisionado Nacional de Derechos Humanos, Tribunal Superior de Cuentas, Ministerio Público y sus fiscalías especializadas). Es importante ver cómo se expresa la solidaridad empresarial más allá de las comidas que algunos reparten a militares y policías, mientras el hambre prolifera por los barrios y colonias; conocer qué están haciendo los líderes comunitarios, las universidades públicas y privadas y, por supuesto, los líderes de partidos políticos; saber qué proponen y cómo están contribuyendo a la solución de la crisis, más allá de la crítica que en estos tiempos se vuelve imprescindible para corregir errores y enmendar el rumbo. Es importante conocer, recopilar experiencias y sacar conclusiones de cómo la solidaridad humana rompe las barreras del distanciamiento y permite sacar lo bueno y sofocar lo malo que a veces aflora por el egoísmo humano. Mientras tanto, debemos reclamar coherencia, eficiencia, eficacia, transparencia, rendición de cuentas a la ciudadanía, incorporación de todas las voces, sobre todo las críticas, respeto a la inteligencia de la población y sobre todo acciones estratégicas con visión integral.